Este proyecto, comienza con una investigación sobre la percepción del espacio físico del primer edificio, construido el año 1972 para recibir la UNCTAD III.

Durante el estudio, se revelan inquietudes que ponen en perspectiva una nueva forma de apreciar y valorar el patrimonio del inmueble y se redacta un primer proyecto para financiar un proceso de recuperación a un nivel más avanzado.

PRETENCIÓN

La construcción del edificio es considerada una obras emblemáticas en la historia de la arquitectura Chilena, se convirtió en un desafío técnico y humano que logró unir las artes y las ciencias bajo un espíritu de colaboración y participación que lo ha convertido en un ícono cultural para América.

Actualmente, el edificio placa conserva una porción mínima del proyecto original. Se estima que tuvo alrededor de 35 obras de arte y perdió muchas de ellas los primeros 20 años y el incendio del año 2006 afectó el 40% de su estructura. Tiempo después, comienza un proceso de remodelación, que busca recuperar su función y sentido social bajo el nombre de centro cultural Gabriela Mistral (GAM)

El GAM, a través de su sitio Web, informa que su principal misión es facilitar el acceso a la cultura y promover la formación de audiencias, también menciona la oportunidad de reparar, adecuar y valorar su memoria.

Hasta hoy ha logrado rescatar e integrar a su nueva arquitectura algunas de las obras de arte que corresponden al 35 por ciento de la colección original, las que han sido restauradas y reubicadas en sus nuevos espacios; También, comunica el desafío de contar con todas o casi todas las piezas expuestas el año 1972, ya sea, a través de la recuperación o una nueva fabricación a partir de los modelos originales.

Otra iniciativa de recuperación, es el proyecto llamado “Sitio, Tiempo, Contexto y Afecciones específicas”, una curatoría que reúne a destacados artistas nacionales, que busca establecer una relación entre el pasado y el presente del edificio con una muestra permanente en obras de arte.

A simple vista, los esfuerzos y recursos que buscan promover la recuperación de sentidos ya son grandes, sin embargo, entender el proyecto original, su historia y los factores que lo hicieron posible, se convierte en una tarea difícil y totalmente abstracta. El edificio conserva muy poco de su espacio y estructura original, la información sobre su historia es parcial y se encuentra en distintos sitios de Internet, además, no hay material multimedia de apoyo, solo fotografías de época, difíciles de ubicar en el espacio físico y mental.

Así, nace la posibilidad de superar este conocimiento abstracto y de aprovechar nuestra investigación, sobre la recuperación virtual del edificio, para crear contenido multimedia y hacer más atractiva la experiencia de conocer su historia..

Frente a la propuesta de recuperación de obras, que tiene el GAM, los productos o resultados que se pueden obtener del proyecto, se presentan como una alternativa atractiva y económica, con una proyección mediática muy alta, que podrá alcanzar a un mayor número de personas.

 

 

 

Estudio de recorrido.

 

 


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *